top of page

Tatuajes & Espiritualidad


Mi primer tatuaje fue a los 17 años en mi ultimo año de colegio. Sí, fui la única en un colegio católico de monjas que se tatuó. Nunca sentí que pertenecía a aquel lugar; ni a él, ni a todas las estructuras sociales que marcaron esa época en mi vida.


Aunque nunca hubo una intención consciente que me llevase hacerlo en ese momento, hoy sé que era el inconsciente marcando un ritual de finalización de una etapa en mi vida.


He experimentado este ritual 7 veces en mi vida, cada huella sellada con tinta y sangre, consiente o inconsciente a marcado ciclos profundos a lo largo de mi vida. El artista, el tatuador, el mago, ha sido él mismo.


Mi intención con este articulo no es contarte la historia occidental de como los tatuajes llegaron a ser utilizados por los rebeldes, marineros, y condenados por la iglesia, sino del tatuaje como uno de los rituales mas profundos que se puede experimentar.


Los tatuajes no es una nueva tendencia. El primer tatuaje encontrado tiene más de 10.000 años. Nuestros antepasados utilizaban los tatuajes para prevenir enfermedades, como elemento mágico, para demostrar valentía o confirmar la madurez.


En sus orígenes, el tatuaje estuvo asociado al ámbito religioso, ya sea como un elemento característico de gente con “poderes” especiales, es decir “escogidos”, como eran catalogados los chamanes y sacerdotes, pero también se vinculaba como un objeto protector, una especie de amuleto.

Eran símbolos de pertenencia, representaban rituales de entrada a la adultez, invocaban creencias espirituales y otorgaban poderes que se podían convocar durante el parto o la caza. Sin embargo, a partir del siglo XVII, los misioneros y colonos decididos a “civilizar” a los pueblos indígenas prohibieron los tatuajes en todas las comunidades, excepto las más remotas.


El tatuaje es en si mismo una practica completamente ancestral.



El tatuaje como rito

Piel, huella, sangre, sello, intención.

Un tatuaje tiene todos los elementos de un ritual.

El artista, entonces tiene un poder especial, pues es el encargado de hacer vibrar esa creación.

He acompañado a muchas personas a tatuarse, es emocionante para mi.

He visto como personas se tatúan firmas o rostros de seres queridos que ya no están, momentos únicos y especiales, personas que dejan huellas en aquello que va mas allá de lo físico. He visto rostros felices, parejas y vínculos fortalecerse, he visto y presenciado como puede cerrar y abrir ciclos, y lo que esto significa en un proceso energético.

El tatuaje guarda un profundo poder energético y transformador, es un intercambio profundo, es traer al mundo material o consciente todo aquello es que esta guardado en lo profundo de la psiquis.

La intención, el tipo de tatuaje, y la zona del cuerpo en donde queda marcado este ritual es importante energéticamente, ya que cada parte de nuestro cuerpo guarda información; información del subconsciente, información que proviene en su mayoría de vivencias en antiguas vidas o encarnaciones.

Las formas, el mensaje, el arte, el significado, los colores, todo cuenta.

Es realmente una expresión del yo interior hacia el exterior.


Las partes del cuerpo

Cada parte del cuerpo guarda una energía profunda. Te dejo un corto resumen de cada una de ellas.


  • Rostro: Expresa las distintas “máscaras” de nuestra personalidad, muestra cómo nos enfrentamos al mundo.

  • Detrás de las orejas: El portal para experiencias de vidas pasadas y lo que recordamos de otras encarnaciones.

  • Oídos: Escuchar a la intuición.

  • Garganta: Comunicación y decir nuestra verdad.

  • Cuello: Donde los pensamientos y las emociones se unen.

  • Hombros: Las cargas que llevamos.

  • Pecho / torso: El lugar para tu yo interno: Las emociones del corazón y el amor, la autoestima y los sentimientos de merecimiento. También contiene nuestras heridas más privadas.

  • Brazos y manos: conexiones con el mundo externo que también muestran lo que abrazas. ¿A quién o a qué te aferras? O, ¿qué quieres dejar ir?

  • Axilas: Unidad de almacenamiento de lo que ya no queremos ver.

  • Brazo: Nuestra fuerza.

  • Antebrazo: Tus metas y lo que persigues en la vida.

  • Muñeca: Capacidad para iniciar y completar algo que ya ha sido aceptado.

  • Manos: Asociadas con dar (mano derecha) y recibir (mano izquierda). Representan como aceptamos la realidad.

  • Parte superior de la espalda (entre los omóplatos): Donde se almacena la ira. Los tatuajes pueden reflejar problemas de ira no resueltos o ser imágenes que nos ayuden a resolver nuestros conflictos internos dependiendo de la energía de la imagen que elijas encarnar.

  • Espalda baja: donde se transmite nuestra expresión externa al mundo material, incluida la sexualidad.

  • Abdomen: El asiento de las emociones, que contiene nuestros sentimientos más profundos, el centro de la sexualidad y nuestros sentimientos viscerales hacia la vida.

  • Caderas: Contienen la energía para avanzar en la vida, por lo cual es aconsejable imágenes que apunten hacia ir a dirección mas asertiva.

  • Genitales: Donde tenemos la energía para la supervivencia, la energía sexual y los miedos.

  • Glúteos: Donde guardamos las emociones.

  • Abductores (parte interna del muslo): Contiene problemas de carga sexual.

  • Muslo: Fuerza personal, confianza en las propias habilidades y energía para nuestras decisiones.

  • Rodillas: Muestra nuestro orgullo y flexibilidad.

  • Parte inferior de la pierna: Expresa el movimiento hacia las metas y también lo que dejamos atrás a medida que avanzamos.

  • Tobillos: Transmiten equilibrio y lo que necesitamos para sentirnos apoyados.

  • Pies: Nuestra expresión hacia la seguridad y la supervivencia, y los pasos que damos para sentirnos enraizados.


El tipo de tatuaje, los colores, la forma, todo, esta ligado a los arquetipos internos que posees, por esta razón son muy personales.

Si ya tienes un tatuaje o estas pensando en hacerte uno, analiza cada detalle de el, y el momento de la vida en el que te encontrabas o te encuentras, te aseguro vas a encontrar mucha información sobre tu evolución espiritual.


Cada uno de ellos ha marcado periodos de mi vida que me han hecho entender de donde vengo y como caminar hacia mi propósito, desde los 17 años, mas inconscientes, hoy a los 30 y tantos ya mas consiente.


Hace una semana me retoqué una herida del alma; hace 3 años al realizarme el tatuaje en mi brazo izquierdo, mi cuerpo presentó una alergia a los 3 días de habérmelo realizado. (la alergia no fue por el tatuaje), pero estuve en la clínica unos días. El tatuaje perdió totalmente su color, y la piel quedó marcada, recordándome mi propósito, amarme, amarme tanto que nada mas importe, si no eso..

Hace una semana en un ritual hermoso, al retocar ese mismo tatuaje, mi alma brillaba de felicidad, de poder retocar una herida con amor y compasión. Fue un ritual mágico, en el que mensajes llegaron, en el que vibré desde el momento que empezó la magia.

No hubo dolor, solo felicidad, plenitud y agradecimiento.


Si estas pensando en realizarte un tatuaje te dejo un ritual y tips que puede ayudarte a sintonizarte con este acto mágico.


1. Intencionalo: ¿Cuál es la razón por la que lo quieres hacer?, ¿Que representa para ti?, ¿Que proceso interno quieres exteriorizar?

2. El o la Tatuador@”, Mago o Chaman: Todos cargamos un energía, la energía que carga la persona que va a sellar con sangre este proceso debe ser alguien en quien confíes, alguien a quien conozcas, alguien que va a entrar en tu campo auratico, en tu cuerpo físico, etero, y energético y va a impactarlo profundamente.

3. Prepárate: Escribe, medita, y protégete. La protección es muy importante. Antes de realizarme mi ultimo tatuaje, pedí confirmaciones a mis guías, puedes hacerlo simplemente pidiendo en las mañanas que en tu día te envíen mensajes que tu puedas comprender. (si estas presente los escuchas). Come bien, hidratate bien, días antes, no fumes, no bebas alcohol, y pide la protección divina siempre de tus seres de luz.

4. El día del ritual: El ritual eres tu, sin embargo yo coloco mantras, prendo velas, incienso y pido la guía divina de mis seres de luz para que sean ellos a través del tatuador haciendo el proceso. Si lo experimentas así, es de los rituales mas sagrados que existen.

Mis estudiantes al finalizar la maestria.

5. Gratitud. Agradece por el momento; agradece a tu tatuador, a tus guías.

6. Cierra tu campo auratico: Puedes sahumar con salvia o palo santo tu tatuaje, si eres reikista, yo lo aplico por 3 o 7 días sobre la herida para que sane y cierre mas rápido. Puedes también pasar por encima de el una barra de selenita. (un cristal)

7. Disfruta. Celebra. Se feliz , y cuenta la historia detrás de el.


Si ya tienes tatuajes, y nunca hiciste un ritual te recomiendo, limpiar la zona donde lo tienes, de vez en cuando (paso 6)


Poco a poco vamos “descolonizando” las creencias. Poco a poco vamos volviendo a las raíces, a entender de donde vienen estas practicas ancestrales.

El logo de mi escuela en un estudiante.

Las transformaciones que se viven después de una maestría de yoga de 200 horas son profundamente transformadoras, varios de mis estudiantes se han tatuado en este espacio sagrado. Como colectivo, o de manera individual, volviendo a las raíces, haciendo espacio para lo que siempre estuvo en su mente en su corazón. En mi concepto, un tatuaje, es el sello mas sagrado del camino espiritual; espiritualidad entendida como la toma de conciencia y coherencia entre lo que decimos, pensamos y actuamos.


Tienes tatuajes? Cuéntame, que dice cada huella sagrada de ti.

Abrazo de luz y amor!






114 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page