top of page

Bebidas Zero Calorías


Y que viva la feria de los productos sin calorías, light, fat free, sugar free y demás. Te has puesto analizar, ¿que es peor? ¿La versión “full plomo” o la reducida en grasas y calorías?

Varios estudios han demostrado que los edulcorantes artificiales usados en refrescos o gaseosas dietéticas, tales como aspartame, sacarina, sucralosa, neotame y otros, se han relacionado con el aumento de peso, obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Curiosamente, según la Sugar Association, las regulaciones de la U.S. Food y Drug Administration (FDA) permiten a los fabricantes etiquetar cualquier producto que tenga cinco o menos calorías por porción que contienen "0" calorías.

Sin embargo, las moléculas basadas en almidón conocidas como dextrosa o maltodextrina, que se agregan a los edulcorantes artificiales disponibles en el mercado, en realidad, agregan calorías a cada porción, y no lo etiquetan.

Estudios científicos han demostrado que los edulcorantes artificiales se asocian con un mayor riesgo de las mismas enfermedades crónicas causadas por el consumo de azúcar regular. Esto ha causado que muchos expertos opinen y recomienden contra el uso de edulcorantes o sustitutos del azúcar en cualquier forma, teniendo en cuenta que estos no son la solución a la epidemia de obesidad y, de hecho, pueden empeorar las cosas.

La biología de estas sustancias

Expertos han descubierto algunos mecanismos biológicos que pueden explicar estos efectos aparentemente contra intuitivos de los edulcorantes artificiales. Ellos explican que los edulcorantes artificiales como los que se encuentran en las bebidas dietéticas pueden interferir con el proceso de "aprendizaje" básico del cuerpo humano sobre cómo tratar el azúcar natural. ¿En que se desencadena esto? Esto irrumpe los mecanismos normales del cuerpo como la regulación del apetito y la producción de insulina.

El alterar la habilidad natural del cuerpo para tratar con azúcar y endulzantes artificiales, tienen ciertos efectos biológicos lo cuales te llevan a comer en exceso, produce antojos de carbohidratos y dulces, disminuye la liberación de importantes hormonas reguladoras del apetito como la Leptina y Grleina, y repercute en la mala regulación de la glucosa en la sangre. Por eso entre más Coca Cola Zero tomas, más quieres, y solo piensas en seguir comiendo. Lo contrario que ocurre cuando te tomas un vaso con agua.

Los Edulcorantes Artificiales Pueden Conducir a la Diabetes

¿Cual es el resultado entonces? Pobre regulación de glucosa en la sangre lo cual conduce a resistencia a la insulina ("prediabetes") y, eventualmente, diabetes tipo 2. ¿Sorprendido? ¿Sorprendida? Era de esperarse.

Diversos estudios afirman que los edulcorantes artificiales también pueden alterar la bacteria intestinal normal, que también contribuye a la glucosa en la sangre deteriorada en todo el cuerpo.

Expertos en el tema han señalado que el uso de edulcorantes artificiales puede ser especialmente problemático en los niños siendo expuestos a alimentos muy dulces (artificiales o naturalmente azucarados) en una edad joven. Esto conduce a la obesidad infantil, muy común en nuestros días.

La evidencia y consenso de los expertos ahora parece claro: evitar edulcorantes artificiales siempre que sea posible y dejar el hábito de consumir gaseosas dietéticas. Recuerda que estas bebidas aparte de azúcar escondida, contienen cantidades alarmantes de sodio, y todo suma. Recuerda que mejores alternativas existen como el agua, té y café. Hay muchas maneras de hacer bebidas refrescantes, con infusiones naturales, limón, toronja, hojas de Stevia, etc. Ah y por último, evita las bebidas deportivas, como los que tienden a estar llenos de azúcar, revisa la etiqueta, el contenido de azúcar debe ser 4 o 5 gramos o menos y lo ideal sería cero. Ahora no digo que nunca te tomes una, pero si bájale, tu cuerpo no lo necesita. Feliz y bendecido inicio del fin de semana.


61 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page