top of page

Lee Todos Los Ingredientes


Llevar una vida saludable no se trata de tener el mejor cuerpo, estar marcado, o tener buenos cuádriceps, tener una vida sana es nutrir nuestro cuerpo para tener una mejor vida, una de calidad. En ocasiones te he contado de la importancia de leer las etiquetas, una vez hace un tiempo te conté de la importancia de revisar los empaques, de que debías asegurarte de leer las porciones. El serving size/tamaño por porción es lo que determina las cantidades. Por ejemplo el serving size de unas papitas de bolsa son 10 papitas. La información que vas a ver en el empaque es de las 10 papitas, no de las 50 que trae (ese es un ejemplo hipotético pero muy real) así que antes de sentarte a comerte toda la bolsa revisa la porción. Las calorías en mi opinión no son tan importantes si cuidamos la calidad de donde vengan. Si bien es importante leer la tabla nutricional/nutritiona label y tener presente que las

Grasas Saturadas: sean menos de 4gr

Grasas Trans: 0gr (aléjate de ellas- son las grasas que fabrican en las compañías o sea algo así como una grasa reprocesada, prohibida en muchos países)

Azúcar: si buscas perder grasa no mas de 3gr/ si te mantienes hasta 5gr esta bien

Fibra: mayor a 3 gr

Proteína: mínimo 5gr

Sodio: No mas de 150gr

Carbohidrato total: Es la suma de azúcar y fibra juntas, el carbo varia dependiendo de tus requerimientos.

Es aun mas importante, y a esto quiero enfocar este articulo leer los INGREDIENTES, aquellos que están en letra chiquitica, casi diminuta, que casi no se ven. No basta solo con leer la información nutricional. ¿Porque? Porque las industrias han iniciado a esconder bajo otros nombres cantidades alarmantes de azucares y grasas creadas en laboratorios, bajo nombres que desconoces, para así acomodar sus tablas nutricionales para que un producto aparezca como “saludable”, y esto mi querido amiga o amigo es GRAVE.

Que están haciendo las grandes industrias hoy en día?

1) Cambian las palabras: Si revisas bien, ningún empaque hoy en día, o bueno casi ninguno tiene el nombre de azúcar entre sus ingredientes. El azúcar tiene mas de 50 nombres, puedes encontrar la investigación completa del estudio publicado por el Dr. Robert Lustig, endocrinólogo pediátrico, en su libro “Fat Chance: Beating the Odds Against Sugar, Processes Food, Obesisty and Disease”. Todo lo que termina en OSA es azúcar, dextrosa, glucosa, lactosa, galactosa, malto dextrina, melaza, jarabe de maíz, jarabe de maíz de alta fructosa, azúcar pulverizada, maíz dulce, azúcar invertida, jarabe de arce, almíbar, jugo de caña, cualquiera de estos nombres es equivalente a azúcar (o peor).

2) Separar los ingredientes: Para que no aparezca la palabrita mágica, “azúcar” como tal, la nueva técnica es incluir distintos tipos de azúcar, de tal manera que reducen la cantidad de cada una, pero la cantidad de azúcar que comes es la misma.

Por ejemplo, una salsa de tomate baja en “ azúcar/light” puede dividir los 15 gramos de azúcar que aporta por cucharada en 5 gr de malto dextrina, 5 gr de jarabe de maíz y 5 gr de glucosa. Ahí los tienes, 15 gr de azúcar pero más escondiditos.

3) Sin azúcar , Sugar Free, Bajo en azúcar, Bajo en carbohidratos, Low Carb: Todo esto es sinónimo de “Alerta, producto altamente quimico”. Que le interesa a las empresas manufactureras de estos productos? Que su comida sepa bien, tan bien, que te conviertas adicto a ellos y ellos se llenan de dinero. Entonces, ¿que hacen? Agregan una cantidad considerable de endulzantes artificiales que son mas perjudiciales que el azúcar, inclusive elevan la insulina aun mas que el azúcar sin contar con los daños a nivel de tejidos, y cerebro, que se han reportado por el abuso de estos, ejemplos son los famosos polialcoholes, encontrados, en la mayoría de productos sugar free. Nombres como aspartamo, maltitol, acesulfamo K, sacarina, neotamo y sucralosa son sustitutos de la azúcar que están siendo investigados por la comunidad científica ya que existe a posibilidad de asociarlos con ciertos tipos de cáncer. Los nombres comunes/comerciales de estos, son Splenda, Sabro, Equal, entre otros.

4) Los productos “LIGHT”: Un producto se puede etiquetar como light si contiene como mínimo un 30% menos de calorías que el equivalente no light. Es decir, por definición un alimento light es un alimento alterado, con el fin de reducir artificialmente las calorías. Y como siempre, la forma de hacer esto suele ser quitando ingredientes naturales y sustituyéndolos por otros más cuestionables.

Generalmente el elemento natural que desaparece es la grasa, para hacerlos FAT FREE/LIBRES DE GRASA. Al eliminar la grasa de los alimentos, estos se quedan sin sabor, sin consistencia, en fin, deja de ser la comida que nuestro cuerpo espera (y necesita). Para devolverle parte de esa consistencia y sabor al producto, se le añaden todo tipo de espesantes, goma guar, carragenina, goma xantana, entre otros.

La próxima vez que estés en el supermercado realiza el ejercicio, agarra un producto light, y un producto normalito.

Ejemplo

Yogurt normal: leche entera pasteurizada y cultivos lácteos. Esta es la definición de un yogur.

Yogur Sin Grasa: leche descremada pasteurizada de vaca, jarabe (maltodextrina, almidón modificado, saborizante idéntico al natural, sucralosa y acesulfame K, sorbato de potasio, ácido láctico, ácido cítrico, simeticona, citrato de sodio), crema pasteurizada de vaca, sólidos de leche, almidón modificado y cultivos lácteos.

5) Lee los conservantes y otros aditivos: Las empresas necesitan añadir conservantes para preservar los alimentos, y no estoy diciendo que todos sean malos, pues por ejemplo, la sal, es el conservante natural. Porque crees que una tajada de pechuga de pavo puede tener hasta 650 mg de sodio por porción? Increíble, si revisas la fecha de vencimiento puede durar hasta 3 años en conservación. Crees realmente que ¿sea sano par tu cuerpo? Yo no creo. Ojo, no estoy diciendo que no consumas nada que tenga conservantes, pero debes maximizar la cantidad de productos frescos en tu alimentación. Lo mismo sucede con los químicos. OJO con estos conservantes y aditivos. Evítalos, por amor a tu cuerpo y tu bienestar.

Glutamato monosódico: un potenciador del sabor utilizado en muchos productos, con una lista creciente de estudios que parecen demostrar su toxicidad. Ante la preocupación de las personas y de varios investigadores, ¿que han hecho? Claro, lo que te imaginas, ¡cambiemos el nombre! Entre este juego de palabras esta la proteína hidrolizada, glutamato monopotásico, ácido glutámico, E620, E621, E622, ya codifcamos los alimentos.

E133, colorante azul prohibido en varios países y ligado a daños en el ADN.

E124, colorante rojo, también prohibido en muchos países y ligado a varios tipos de cáncer.

E102 (tartrazina), colorante amarillo, permitido en muchos países pero también potencialmente dañino (ligado a depresión, migrañas, tumores de la tiroides…).

Bromato de potasio: Ha sido muy usado en repostería para dar esponjosidad al pan y otros productos. Aunque está prohibido en muchos países por su alta toxicidad, todavía sigue en uso.

Nitrito de sodio/Nitrato de sodio: Muy utilizados para la conservación de embutidos, y si bien su justificación es que previenen la formación de la peligrosa toxina botulínica, algunos opinan que su consumo prolongado resulta tóxico. Así que mejor, aléjate de los embutidos.

Mi recomendación de tu alimentación cuida el 80% de lo que comes, que sea una alimentación natural, reduce los alimentos procesados, vete por las opciones naturales, vegetales, frutas, pollo, pescado, papas, batatas, y guarda ese 20% para algo que quieras que sea empacado, pero que sea menos perjudicial para ti. Lee los ingredientes.

Feliz sano y bendecido día.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page